Tal vez hayas oído hablar de la tecnología de reconocimiento facial gracias a la presentación del último terminal de Apple, el iPhone X, el cual incluye el Face ID como sistema de autentificación para el acceso al terminal. Sin embargo, esta tecnología ya viene siendo utilizada en muchos entornos y aplicaciones que sin duda van a revolucionar muchos aspectos de nuestro día a día.

MIT TechnologyReview identifica la tecnología de reconocimiento facial como una de las tecnologías disruptivas de 2017. Esta tecnología se basa en la determinación de una serie de puntos dentro del rostro de la persona, para de esta manera calcular las distancias entre ellos y así poder determinar parámetros biométricos propios de esa persona. De manera más avanzada, la tecnología recoge los rasgos faciales de una persona en cuestión y a través de algoritmos e incluso machine-learning, hace una lectura de los rasgos únicos de esa persona y genera interpretaciones a través de ellos.

Esta tecnología cuenta con muchas aplicaciones en las que se puede innovar. Por ejemplo, puede ser utilizado como sistema de autentificación de pagos, la cual ya se utiliza por los grandes gigantes del sector como MasterCard con MasterCard IdentityCheckPor supuesto Apple quiere sumarse a este interesante mercado y ya ha anunciado que ApplePay también permitirá el pago con el FaceID de su iPhoneX. Alipay también ha lanzado el servicio “smile to pay”, ahora en pruebas en  el KFC de Hangzou (China). Os dejo un video de cómo funciona.



Otra aplicación interesante de esta tecnología son los sistemas de acceso y seguridad. De hecho, el gobierno norteamericano está desarrollando un plan para rediseñar la seguridad en los aeropuertos usando el reconocimiento facial a través de una puerta de acceso biométrica. En el mundo del automóvil, Jaguar LandRover también han patentado un sistema que permitirá al usuario acceder a su vehículo a través de esta tecnología.

Otras aplicaciones que parecen más futuristas pero que pronto serán una realidad se pueden ver en el campo de la identificación de delitos. En esta línea trabaja el FBI norteamericano creando una base de datos biométrica para la prevención del crimen. Parece que en este punto los problemas de privacidad hacen saltar las alarmas. Pues no se pierdan las aplicaciones que el reconocimiento facial tiene para el marketing. Software de reconocimiento facial con los algoritmos adecuados, puede identificar ciertas características del cliente como su raza, sexo, edad y hasta su estado de ánimo. En función de esto, puede haber compañías interesadas en ofrecernos ciertos productos o servicios. 

La tecnología se está desarrollando rápidamente en todo el mundo, pero China va a la cabeza sobre todo por la actitud que tienen en el país hacia la privacidad y la vigilancia.. La compañía Face++ y Baidu son líderes tecnológicos en este momento gracias al gran uso de esta tecnología en el país. Así, Alipay permite usarlo para hacer pagos entre particulares y cuenta con más de 120 millones de usuarios. También Didi, la versión china de Uber, usa la identificación por reconocimiento facial para asegurarse de que quien está detrás del volante es quien dice ser y así aumentar la seguridad de sus pasajeros.


Como podéis ver, cada vez es más fácil innovar por la cara.