Hace un par de meses publicamos un post sobre la Eco-innovación, presentando cómo estas actividades pueden tener un amplio impacto en el desarrollo económico. Pues bien, hoy me gustaría hablar de una iniciativa colaborativa en el mismo ámbito, el CarbonRally.com, con una leyenda que me gusta especialmente "small actions. Big impact" (pequeñas acciones. Gran impacto)

¿De qué trata? Pues bien, en la página de CarbonRally.com ofrecen una serie de desafíos, te dan la información estimada de los resultados que puedes obtener a nivel individual si lo aceptas y por último, se hace una estimación del impacto que la acción conjunta de la comunidad implicada va a tener.

El tipo de desafíos que te vas a encontrar son variados, pero por ejemplo, observa el impacto que puede tener tu decisión de dejar de consumir agua embotellada con envases desechables (Get off the bottle). Si aceptas este desafío reducirás las emisiones de CO2 en 3 pounds en una semana, como a este reto se habían unido 9.999 personas hasta el momento, la estimación de impacto generado era la reducción de 14,81 Toneladas de emisiones de CO2, lo que es lo mismo al consumo eléctrico de 14 hogares promedio durante un mes.

De hecho, las medidas conjuntas emprendidas por la comunidad de CarbonRally han evitado las emisiones de 7.444 Toneladas hasta el momento, lo que es lo mismo que retirar 1.450 automóviles de las carreteras durante un año.

Además, una forma divertida de participar es a través de ligas de empresas, de universidades, centros educativos,…para competir por ser el equipo que más reducciones de CO2 consigue.

Aparte de lo atractivo de la iniciativa por su cuidado al medioambiente, quiero resaltar la fuerza que este tipo de movimientos tienen en el ámbito de los consumidores, ya que pueden modificar hábitos de consumo y entrar dentro de los parámetros de selección de compra. Buen ejemplo en este sentido es el portal canadiense GreenLivingonline.com, el cual nos ofrece información sobre distintos productos y servicios desde el punto de vista del respeto al medioambiente, con el fin de que los consumidores puedan tomar sus decisiones de compra siendo conscientes del impacto que generan las distintas opciones.

Espero que esta información te haya parecido interesante. Desde el punto de vista de la innovación es otro buen ejemplo de la innovación participativa y en este caso también social y ecológica. Las empresas deben estar atentas a estas señales claras que nos están enviando los consumidores y evaluar esta alternativa como una muy buena oportunidad de diferenciar nuestro producto frente a la competencia a través de la innovación.

Si te gusta el blog, no olvides suscribirte para seguirlo por correo electrónico, en FB o Twitter. Gracias a todos los seguidores que habéis conseguido que superemos con creces las 3.000 visitas mensuales.