EF acaba de publicar su informe EF EPI (Índice de nivel de Inglés) en el cual se analizan 44 países. España se sitúa en el puesto 24 con una calificación de nuestro nivel de inglés de bajo.

Nuestra dificultad para expresarnos en inglés aparece constatada por el Centro de Investigaciones Sociológicas, el cual en un estudio reciente mostró que el 63% de los españoles afirma no poder hablar inglés y solo el 23% afirma hablarlo bien. De la misma manera un informe de The Hay Group afirma que el 70% de los directivos españoles no habla inglés, uno de los más altos niveles en Europa.

Esto no tendría mayor importancia si no nos moviésemos en un contexto cada vez más globalizado y donde cada vez se considera más imprescindible el dominio de la lengua inglesa. Algunos datos que nos deben hacer pensar son por ejemplo el hecho de que exista una correlación positiva entre el índice del nivel de inglés y las exportaciones per cápita. (Ver gráfico adjunto)

De la misma manera, el informe habla de la importancia del inglés en la innovación, sobre todo en relación a las publicaciones científicas y a la colaboración en este campo. Sin embargo, hemos querido ir un poco más allá y hemos analizado la relación entre el índice EPI y otro conocido índice en el ámbito de la innovación, como es el EIS (European Innovation Scoreboard). El análisis solo lo hemos podido realizar para 18 países. Los resultados arrojan una correlación significativa entre el nivel de inglés y el nivel de innovación.
















Gráfico 1: Correlación entre EPI y EIS (Fuente: Elaboración propia)

Está claro que en un mundo cada vez más abierto y global, el inglés es una herramienta que los países han de tener en cuenta para mejorar su competitividad y por supuesto, para potenciar su innovación.
Espero vuestros comentarios. Un saludo.