Cuando definimos un proyecto de investigación y desarrollo para que este sea considerado para financiación en alguna convocatoria pública, hay una serie de criterios que tenemos que tener en cuenta para que nuestro proyecto sea atractivo y tenga posibilidades de ser retenido para financiación.

A continuación incluimos los parámetros que debemos considerar para que nuestra propuesta sea de calidad. En la información que os facilitamos, básicamente recogemos la experiencia que personalmente he tenido al participar como evaluador de proyectos de I+D en el VI y VII Programa Marco de la UE.
Así, los parámetros a considerar son los siguientes:

  • Relevancia. Hemos de preguntarnos si el proyecto de I+D persigue las mismas prioridades definidas en la convocatoria a la cual acudimos. Además, pensemos qué relevancia tiene el proyecto para el territorio, entorno sectorial, stakeholders del proyecto, etc.
  • Impacto esperado. Analizamos cómo los resultados del proyecto van a incidir en la industria y la sociedad en su conjunto, por ejemplo, mejorando su competitividad o la calidad de vida.
  • Excelencia Científico técnica. Es un punto crítico de los proyectos de I+D y debemos demostrar cómo el proyecto avanza en el estado del arte existente.
  • Calidad del consorcio de investigación. Cuando se trata de proyectos en los que se conforma un consorcio, debemos dar evidencias de cómo los partners son de calidad, complementarios y con garantías para llevar a cabo los objetivos del proyecto.
  • Calidad en la gestión. ¿Tenemos implementados sistemas de gestión de la I+D+i que garanticen la coherencia en la gestión? ¿Existe un plan de contingencias? ¿Están definidos claramente los roles de cada participante?
  • Movilización de recursos. ¿Son coherentes los objetivos con el presupuesto del proyecto?
  • Aspectos éticos en las propuestas. Si las propuestas tocan aspectos éticos, estos deben ser tenidos en cuenta en la gestión del proyecto.
Si consideramos todos estos aspectos, nuestras propuestas mejorarán su calidad y su atractivo. Hemos de ser conscientes que cuando defendemos un proyecto de I+D, bien sea internamente o externamente, debemos conseguir dos cosas:

  • Dejar claro cuáles son los objetivos del proyecto y cómo estos van más allá del estado del arte actual en un determinado campo.
  • Minimizar el riesgo percibido del proyecto.
Incluimos un material que os puede ser de utilidad y que he utilizado recientemente en un curso de formación sobre este tema. Espero que os guste y como siempre os invito a compartir vuestras experiencias, materiales, preguntas, etc., con todos la comunidad que sigue este blog.