Hoy traemos un post acerca de las mega-tendencias que se están identificando a nivel global y cómo esto puede afectar a la innovación mediante la adaptación de nuestros productos y servicios. El post es un extracto y traducción del Trend briefing de febrero de trendwatching.com. Espero que os parezca tan interesante como a mí y para todos aquellos que quieran saber más os animo a profundizar en la fuente.

El informe nos habla de la concentración urbana como una de las mega-tendencias para la próxima década. "Hoy en día, la mitad de la población mundial – 3.000 millones de personas - vive en zonas urbanas. Cerca de 180.000 personas se trasladan a las ciudades a diario, añadiendo alrededor de 60 millones de habitantes nuevos cada año "(Fuente: Intuit, octubre de 2010).

La pregunta es bien simple. ¿Cómo va a cambiar esto los hábitos de los consumidores? En primer lugar, los consumidores urbanos tienden a ser más audaces, más liberales, más tolerantes, más experimentados y más propensos a probar nuevos productos y servicios. Además, en los mercados emergentes, estos efectos tienden a ser aún más pronunciados, ya que los recién llegados  se encuentren alejados de las estructuras sociales tradicionales y familiares, mientras que  por otro lado son expuestos constantemente a una gama más amplia de alternativas de consumo.

Tan sólo 100 ciudades en la actualidad representan el 30% de la economía del mundo, y casi toda su innovación. Muchas son capitales que se han desarrollado y adaptado a través de siglos como Londres, Nueva York, París, etc.  Por ejemplo, solo la economía de Nueva York es por sí sola más grande que las 46 economías del África subsahariana juntas. Hong Kong recibe más turistas anualmente que la India (Fuente: Política Exterior, agosto de 2010), y existen otras  metrópolis como Shanghai, Sao Paulo o Estambul que están teniendo un gran desarrollo y que pronto se auparán hasta los primeros puestos.
El abastecimiento a estos consumidores en estas mega-entidades urbanas requiere un enfoque local, con productos, servicios y campañas de marketing que se miren en el espejo urbano, superando el enfoque habitual de cada país. Nacen así los denominados CITYSUMERS (consumidores urbanos).

Hay distintos ejemplos de cómo las grandes marcas ya están innovando mediante el lanzamiento de productos que recogen esta mega-tendencia. Por ejemplo, fijémonos en los perfumes y cómo estos tratan de captar la esencia de una ciudad en concreto. Este es el caso de la marca DKNY, la cual lanzó una fragancia "Love from New York for Women", mientras que la ciudad de Beverly Hills ha creado su propia línea de fragancias que "evocan cómo es la vida para la mujer de Beverly Hills ".

La marca de velas española, Cerabella, ha puesto en el mercado una gama de velas inspiradas en los distintos barrios de Barcelona, desde Las Ramblas hasta el Raval.

Otro ejemplo de imbricación urbana es la serie de “Absolut Cities”, la cual fue lanzada por primera vez en Nueva Orleans, cuando la marca desarrolló una mezcla especial con esencias de mango y pimienta negra inspirada, parece ser, en la ciudad. El sabor de Boston hizo que la marca lanzase una mezcla de té de flor de saúco y vodka negro, mientras que  Brooklyn Absolut  se basó en una mezcla de manzana roja y jengibre con un diseño de Spike Lee en la botella.(foto)

Interesante también es el carísimo Shanghai Blue Phone de Dior, que sólo está disponible en las tiendas de Shanghai.  Buen ejemplo de cómo la UBICACIÓN LIMITADA no significa que los precios también estén limitados.

¿Puede esta tendencia afectar a nuestro enfoque innovador? ¿Qué ciudades en España tienen esencia propia para dar lugar a una innovación con un enfoque urbano?

Si te ha gustado este post participa enviando tus comentarios y opiniones o ejemplos  que hayas identificado. No olvides seguirnos en Facebook y en Twitter o suscríbete por e-mail al blog y así estarás al día detodos nuestros posts.