Es común escuchar hablar en los medios sobre la necesidad de invertir en investigación y desarrollo, de hecho se ha convertido en una especie de mantra que se repite una y otra vez, la I+D es buena, la I+D es buena, invierte en I+D,…

Hay distintos puntos de vista sobre los efectos que la I+D tiene en la marcha de la empresa. Bajo algunos puntos de vista, la I+D tarda mucho tiempo en llegar al mercado, las patentes a veces no se utilizan para el lanzamiento de nuevos productos y otras tantas, la I+D simplemente fracasa y por lo tanto su aportación queda en entredicho.

¿Pero realmente podemos decir que la inversión en I+D tiene algún efecto directo en el crecimiento de las empresas? Con el ánimo de contestar a esta pregunta hace unos meses tuve la oportunidad de trabajar con la Profesora Elena Romero (UEMC) en una trabajo de investigación que trató de medir la relación entre el gasto en I+D y el crecimiento empresarial, medido este a través de sus ventas. Para ello, trabajamos con el R&D Industrial Investment Scoreboard, que incluye datos de las 1.000 mayores empresas europeas, obteniendo unos datos muy reveladores.

Según estos datos, el efecto de la I+D es diverso dependiendo del grado de intensidad de conocimiento y nivel tecnológico de la empresa en cuestión. Así podemos decir que los sectores que más notan en sus ventas la inversión en I+D son especialmente los industriales de alta tecnología (sector de la electrónica, farmacéutico o aeronáutico entre otros) y media tecnología (p.e automóvil o maquinaria y equipo) y los sectores de servicios intensivos en conocimiento (informática, telecomunicaciones, financiero,…). Por otra parte, los sectores industriales de bajo nivel tecnológico y los sectores de servicios  no intensivos en conocimiento ven como su inversión en I+D no se traduce necesariamente en un incremento de sus ventas.

Así, a la vista de los resultados, parece que la inversión en I+D es una necesidad en los sectores anteriormente señalados. Esta investigación ha sido publicada en la Revista de globalización competitividad y gobernabilidad de la Georgetown University y si alguien está interesado en obtener el artículo completo puedo hacerlo pinchando aquí.

Sería muy interesante seguir analizando los efectos sobre otras variables empresariales, tales como la rentabilidad, el beneficio o el empleo, y también hacerlo en otras empresas como las pequeñas y medianas. Espero que sea objeto de una próxima investigación, pero mientras tanto iré preparando el próximo post, ya sabéis,…