jueves, 9 de noviembre de 2017

Tal vez hayas oído hablar de la tecnología de reconocimiento facial gracias a la presentación del último terminal de Apple, el iPhone X, el cual incluye el Face ID como sistema de autentificación para el acceso al terminal. Sin embargo, esta tecnología ya viene siendo utilizada en muchos entornos y aplicaciones que sin duda van a revolucionar muchos aspectos de nuestro día a día.

MIT TechnologyReview identifica la tecnología de reconocimiento facial como una de las tecnologías disruptivas de 2017. Esta tecnología se basa en la determinación de una serie de puntos dentro del rostro de la persona, para de esta manera calcular las distancias entre ellos y así poder determinar parámetros biométricos propios de esa persona. De manera más avanzada, la tecnología recoge los rasgos faciales de una persona en cuestión y a través de algoritmos e incluso machine-learning, hace una lectura de los rasgos únicos de esa persona y genera interpretaciones a través de ellos.

Esta tecnología cuenta con muchas aplicaciones en las que se puede innovar. Por ejemplo, puede ser utilizado como sistema de autentificación de pagos, la cual ya se utiliza por los grandes gigantes del sector como MasterCard con MasterCard IdentityCheckPor supuesto Apple quiere sumarse a este interesante mercado y ya ha anunciado que ApplePay también permitirá el pago con el FaceID de su iPhoneX. Alipay también ha lanzado el servicio “smile to pay”, ahora en pruebas en  el KFC de Hangzou (China). Os dejo un video de cómo funciona.



Otra aplicación interesante de esta tecnología son los sistemas de acceso y seguridad. De hecho, el gobierno norteamericano está desarrollando un plan para rediseñar la seguridad en los aeropuertos usando el reconocimiento facial a través de una puerta de acceso biométrica. En el mundo del automóvil, Jaguar LandRover también han patentado un sistema que permitirá al usuario acceder a su vehículo a través de esta tecnología.

Otras aplicaciones que parecen más futuristas pero que pronto serán una realidad se pueden ver en el campo de la identificación de delitos. En esta línea trabaja el FBI norteamericano creando una base de datos biométrica para la prevención del crimen. Parece que en este punto los problemas de privacidad hacen saltar las alarmas. Pues no se pierdan las aplicaciones que el reconocimiento facial tiene para el marketing. Software de reconocimiento facial con los algoritmos adecuados, puede identificar ciertas características del cliente como su raza, sexo, edad y hasta su estado de ánimo. En función de esto, puede haber compañías interesadas en ofrecernos ciertos productos o servicios. 

La tecnología se está desarrollando rápidamente en todo el mundo, pero China va a la cabeza sobre todo por la actitud que tienen en el país hacia la privacidad y la vigilancia.. La compañía Face++ y Baidu son líderes tecnológicos en este momento gracias al gran uso de esta tecnología en el país. Así, Alipay permite usarlo para hacer pagos entre particulares y cuenta con más de 120 millones de usuarios. También Didi, la versión china de Uber, usa la identificación por reconocimiento facial para asegurarse de que quien está detrás del volante es quien dice ser y así aumentar la seguridad de sus pasajeros.


Como podéis ver, cada vez es más fácil innovar por la cara.

Posted on jueves, noviembre 09, 2017 by Juan Vicente García Manjón

No comments

domingo, 5 de noviembre de 2017

La innovación depende siempre de la existencia de nuevas ideas que alimenten el embudo de la innovación, de tal manera que estas se transformen en nuevos productos o procesos que creen valor para los clientes. Pero ¿de dónde vienen esas nuevas ideas? Las ideas no surgen de la nada, no tenemos una caja de nuevas ideas donde echar mano para generar nuevas innovaciones. Las ideas se materializan después de un proceso en el que nos hemos “dado cuenta” de algo. Ese “darnos cuenta” o “insight” es algo que sucede cuando observamos la realidad de una manera abierta, desde múltiples perspectivas y sin juicios o enfoques previos.

En este sentido, es útil referirnos al “design thinking” como metodología de innovación, el cual establece tres fases bien diferenciadas, la inspiración, la ideación y la implementación de las innovaciones. La fase de inspiración, previa a la fase de la ideación, tiene el objetivo de entrar en el contexto del desafío que estamos analizando, de tal manera que consigamos tener una comprensión profunda de la realidad que lo envuelve. Muchos de los errores con las ideas innovadoras es que estas suprimen esa fase de observación del contexto y se proponen solo desde la perspectiva de una persona o equipo, con el consiguiente sesgo.

Fuente: Desingthinkingtoday.com

Según el manual de Human Centered Design de IDEO, una de las mejores agencias de innovación a nivel mundial, la inspiración puede provenir de:


Fuente:magazice.startus.cc
Aprender de las personas. Se trata de definir quién es el target de nuestro desafío de innovación y establecer qué personas o grupos están directamente implicados en él. Hay también que tener en cuenta quién es la persona promedio en nuestro colectivo, pero también aquellos que están en los extremos. No hablamos solo de usuarios, sino que es conveniente que hagamos un mapa con los stakeholders, es decir, todos aquellos implicados en el contexto que analizamos. La entrevista es un buen método para recoger información de todas las personas implicadas en el proceso. También puede ser útil que los participantes puedan hacer diarios personales incluyendo todo aquello que ven a lo largo de su día, álbumesfotográficos para mostrar su realidad, “customer journeys”, cartas conconceptos,…


Aprender de los expertos. Es necesario identificar aquellas personas que tienen una reconocida experiencia y prestigio en el ámbito que queremos trabajar. Estos nos pueden aportar una visión personal y única, nos pueden aportar datos o referencias que desconocemos. Cuanto más variados y multidisciplinares sean los expertos contactados más rico va a ser el análisis realizado. Aquí también puede ser útil que consultemos fuentes secundarias de información como informes y análisis previos, estadísticas u otras fuentes. Te puedes sorprender la disposición que alguien que sabe sobre un tema tiene a compartirlo con alguien que está dispuesto a escuchar activamente. Puedes diseñar entrevistas para expertos como forma de recoger esta información.

Aprenderdel propio contexto de intervención. A veces es muy útil simplemente observar qué es lo que ocurre en el marco de aquello que pretendemos analizar, es decir hacer una inmersión en el contexto del desafío que estamos analizando. Ver a los usuarios y demás participantes en acción es una fuente inagotable de información. Observar cómo se llevan a cabo ahora los procesos, como interaccionan las personas que conforman el desafío al que nos enfrentamos.

Fuente: IDEO
La analogía como fuente de observación. En otras ocasiones es útil observar entornos diversos al del análisis, pero en el que podemos encontrar alguna similitud con el de referencia. Os dejo aquí un pequeño video bastante clarificador de cómo se puede organizar un proceso de “inspiración análoga” y cómo sacar partido de él.



Por lo tanto, la próxima vez que nos enfrentemos al reto de generar ideas innovadoras para un problema o desafío, no olvidemos dedicar el tiempo suficiente a observar, aprender, generar contexto, de esta manera seguro que las ideas que propongamos ganarán en valor.

Posted on domingo, noviembre 05, 2017 by Juan Vicente García Manjón

No comments

jueves, 23 de febrero de 2017

Hola a todos. Tengo el placer de compartir con vosotros la presentación de la conferencia que he impartido el día 21 de febrero de 2017 en la edición de Salón Mi Empresa SME2017.

Ha sido muy gratificante poder participar este año en esta cita tan importante para la innovación y los emprendedores.
Espero que sea de vuestro interés.

Un saludo







Posted on jueves, febrero 23, 2017 by Juan Vicente García Manjón

1 comment

domingo, 20 de noviembre de 2016

Escribo este post en mi MackBook Air y con algún que otro producto de Apple sobre mi escritorio, mientras me pregunto si Apple sigue siendo la misma compañía que sorprendió al mundo entrando de forma disruptiva en negocios como la música o los teléfonos móviles y generando nuevas y sorprendentes categorías de productos. Vamos a echar un vistazo a lo que está ocurriendo.

Los resultados de la compañía en el último trimestre de 2016 están siendo una llamada de atención para los inversores, ya que muestran una caída del 9% en los ingresos (de 51.5 MM $ hasta 46.9 MM $) y de un 19% en su beneficio del trimestre, mientras el del último año fiscal ha caído un 8% en total.

¿A qué se deben estos resultados?

Bueno, lo primero que hay que saber es de dónde proceden los ingresos de Apple, para ello podemos ver este gráfico con el detalle para 2015, cortesía de revenuesandprofits.com




Como podemos ver, las ventas de Apple dependen en un 66.3% del iPhone, un 10.9 % de los Mac, 9.9% del iPad y tan solo un 8.5% de los servicios (iTunes Store, App Store, iBooks, Apple Music and Apple Care) En el último trimestre del que tenemos datos disponibles, el número de unidades vendidas del iPhone ha descendido un 5.3% comparativamente con el mismo trimestre del año 2015, pasando de 48,046 millones a 45,513 millones de unidades. Más llamativa es la caída de ingresos por el iPhone, que ha sido de un 12,6% en el mismo trimestre, de los 32.209 M$ de 2015 a los 28.160 M$ de 2016.El iPad tampoco se ha comportado mejor, ya que ha descendido sus ventas un 6.2% pasando de 9,8 millones a 9.2 millones.

También llama la atención la caída de ventas de los Mac que ha sido de un 14,4% en unidades y un 16,6% en ingresos.  Por lo que se refiere al Apple Watch no sabemos cuáles son las ventas exactamente, ya que está dentro del epígrafe de otros productos, que en este último trimestre alcanzaron los 2.373 M$ frente a los 3.048 M$ del mismo trimestre del año 2015. La única alegría parece que la dan los servicios que crecen un 24% y alcanzan los 6.325 M$ en el último trimestre.
Cualquiera puede ver que con una dependencia del iPhone del 66%, cualquier tambaleo en las cifras de este producto sean fuente de preocupación para el mercado. Para ilustrar este dato veamos en el gráfico adjunto la evolución en ventas de la compañía antes y después del iPhone



Como podemos observar, ha habido un antes y un después en la evolución de la compañía, pasando de 24.600 M$ en 2007 hasta 233.700 M$ en 2015, siendo las ventas del iPhone ese año de 155.000 M$.

¿Qué significa esto desde el punto de vista de la innovación?

Bueno, está claro que Apple tiene una dependencia brutal de un producto, el iPhone que concentra el 66% de sus ventas. Además, dentro de su cartera de productos tanto el iPad como los Mac muestran síntomas de falta de crecimiento, siendo categorías que no parece que vayan a suponer un revulsivo en las ventas ya que ambos están en mercados maduros. ¿Entonces? Desde el punto de vista de la estrategia, parece lógico que Apple siga ordeñando la vaca del iPhone, pero como cualquier estratega principiante nos aconsejaría, necesariamente deben salir a la palestra nuevos productos “estrella” de la compañía para seguir garantizando el crecimiento futuro.

Todo el mundo se pregunta cuál será “The next big Thing” y esa es exactamente la cuestión. Hasta ahora la única categoría nueva de producto ha sido el Apple Watch y no parece que vaya a ser el producto rompedor que la compañía necesita. Por otra parte, seguimos viendo cambios incrementales en los iPhone, iPad y Apple TV, sistemas operativos… que no parecen que vayan a suponer un antes y un después. Incluso hay medios como The Verge que han criticado abiertamente las cosas que están ocurriendo con uno de los pilares de la compañía, el diseño, mientras otros como The Guardian ha hablado abiertamente de la cultura tan rígida que se ha impuesto en la compañía y que está restando talento para ir a por el próximo “killer new device”


 ¿Cuál crees que será el próximo producto estrella de Apple? ¿Crees que Apple está perdiendo su magia innovadora? ¿En qué área crees que Apple nos va a sorprender?

Posted on domingo, noviembre 20, 2016 by Juan Vicente García Manjón

2 comments